Entre Ríos: Clausuran un parador que se encuentra en un Humedal donde se realizo una fiesta electronica

10/02/2024 La Política Ambiental La Política Ambiental
portada-wakeland
Foto: era verde

Mediante una resolución firmada por la secretaria de Ambiente de Entre Ríos, Rosa Hojman, la Provincia decidió “imponer la suspensión preventiva, total y temporal de toda actividad vinculada al establecimiento” que el domingo pasado fue allanado por la Justicia Federal por realizar una mega fiesta bailable sin autorización en el Área Protegida Islas y Humedales de Victoria. Según pudo conocer ERA Verde, la medida se aceleró ante el anuncio de una nueva rave de música electrónica que estaba siendo convocada para este fin de semana, en el mismo lugar. En el instrumento administrativo se resolvió que “de constatarse el incumplimiento de la medida”, se procederá “a realizar la remisión de las actuaciones a la Fiscalía de Estado”. La orden del cese fue enviada en esta jornada para su notificación a los titulares del predio ubicado sobre la ruta que une la ciudad de Victoria con Rosario, Enzo Federico Vignale y Mónica Elisa Cisneros. Asimismo, fueron puesto en conocimiento la Municipalidad y el Juzgado Federal de Victoria.

Lo llamativo del caso es que al momento de ser anoticiado de la resolución, Vignale no dejó ingresar a su propiedad a la delegación oficial, y los derivó con su abogado. El representante legal del ganadero resultó ser Mauro Andrés Rodríguez, quien en la gestión del exgobernador Gustavo Bordet se desempeñó como director General de la Secretaria de Ambiente a cargo del Plan Provincial de Manejo del Fuego.

Con la Resolución Nº 100 de la Secretaría de Ambiente, este jueves 8 de febrero la Provincia dispuso “la suspensión preventiva, total y temporal de toda actividad vinculada al establecimiento denominado ‘Wakeland’ ubicado en el kilómetro 7,3 de la Ruta Nacional Nº 174, ejido de la ciudad de Victoria”. En ese lugar las autoridades provinciales labraron un acta el pasado domingo 4 de febrero porque allí se constató la realización de una masiva convocatoria a un evento danzante sin que contara con la autorización del municipio, en infracción al Plan de Manejo de Manejo del Área Natural Protegida Islas y Humedales de Victoria, así como en violación a la medida cautelar de la Justicia Federal que estableció una serie de restricciones a actividades que puedan alterar el humedal.

La decisión, según trascendió a ERA Verde, se tomó ante la inminente realización de una nueva fiesta electrónica que por las redes sociales se convocaba para este lunes 12 de febrero, a partir de las 2:00 de la madrugada, con entradas a $8.000 y la actuación especial del “desinfluncer”, DJ y productor Matias Sundblad. La convocatoria, en el parador Wakeland, es el mismo lugar donde la Justicia Federal ordenó el allanamiento, secuestro de equipos de sonido y luces, luego que el domingo pasado los organizadores del evento se negaran a frenar la actividad que comenzaba, no permitiendo el acceso de la Brigada de Ambiental que había llegado hasta ahí por una denuncia de vecinos que fue presentada al Juzgado Federal de Victoria. Ese día, todo sucedió luego que la fiesta terminó, por eso con esta resolución se pretende llegar antes de los hechos consumados, se dijo extra oficialmente, al tiempo que se apuntó que quienes regentean el parador son reincidentes de faltas a las normativas que rigen sobre el Delta.

 

ANTECEDENTES

 

En los considerados del documento al que accedió ERA Verde, se hace referencia que la Secretaría de Ambiente actúa en función del decreto de reglamentación de la normativa que establece el marco para los Estudio de Impacto Ambiental (EIA). En este sentido, se dependencia está facultada para intervenir ante actividades, proyectos o programas que no cuenten con el debido certificado de EIA, por lo cual queda habilitada a revocar licencias, suspender y clausurar a los emprendimientos. En este orden se recordó que la fiesta electrónica del fin de semana pasado se constató “una flagrante infracción” a la reglamentación del Plan de Manejo del Área Natural Protegida Humedales e Islas de Victoria. Se apuntó que este tipo de eventos masivos, donde circulan vehículos, hay un aforo máximo permitido de personas, así como hay niveles sonoros máximos permitidos que se debe respetar, también requieren autorización previa. “Se observa un incumplimiento manifiesto y grave del Plan de Manejo Ambiental, así como del trámite de Evaluación de Impacto Ambiental”, se afirmó entre los argumentos.

Por otro lado, en la Resolución Nº 100/24, se hace referencia a referencia al historial del lugar que explotan en el delta Vignale y Cisneros. Se mencionó la propuesta de instalar una “biopiscina” en Wakeland, que tal como informó ERA Verde, fue rechazada por el juez Federal de Victoria, Federico Martin. Fue mayo de 2023, cuando el magistrado resolvió no hacer lugar a un pedido para construir un complejo turístico en la zona de islas del Delta. Entonces Martin señaló que Vignale había comenzado obras sin declarar y sin contar con el certificado de aptitud ambiental. Al mismo tiempo, dejó constancia que pesaba sobre el peticionante una causa por “desobediencia” en ese mismo Juzgado ante la presunción de haber realizado desmonte en el predio en cuestión.

PRINCIPIO PREVENTIVO

 

Sobre la actividad de espectáculos públicos, fiestas o servicios de salones de baile, discoteca y similares, tal como se lleva adelante en Wakeland, “no existe carta de presentación relativa”, señala la resolución de Ambiente. También “que el ejercicio de esta actividad no es solo de por sí riesgosa para el ambiente, sino que, además, en el caso concreto, se han provocado daños ambientales al ecosistema del Área Protegida como surge de los hechos constatados” el 4 de febrero pasado. Y “que habiéndose verificado que las actividades se encuentran en desarrollo, a pesar de no contar con la correspondiente certificación, provocando daño ambiental y riesgo ambiental significativo, resulta necesario aplicar el principio preventivo a fin de que no se realicen actividades riesgosas y dañinas para el ambiente hasta tanto se pueda determinar que estas no afectan significativamente el entorno”, afirma la medida.

 

Es así que finalmente se entiende necesario emitir como acto administrativo la “suspensión preventiva total y temporal” de toda actividad en Wakeland, al tiempo de “iniciar el procedimiento sancionatorio” contra Vignale y Cisneros, por llevar adelante actividades sin contar con certificado de aptitud ambiental. Para esto, se establece los plazos para realizar los descargos y ofrecer pruebas, “bajo apercibimiento de clausura definitiva”.

Fuente: ERA VERDE

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete a La Política Ambiental para recibir periódicamente las novedades en tu email