La Política Ambiental La Política Ambiental

Aseguran que el biodiésel es una forma fácil y rápida para resolver la escasez de gasoil

ACTUALIDAD 11/06/2022 La Política Ambiental La Política Ambiental
biodiesel

La Cámara Argentina de Biocombustible pide que la Nación incremente de 5% a 15% el corte obligatorio, lo cual permitiría cubrir parte del faltante, motorizando a la economía local.
Los cálculos del sector indican que Argentina podría sustituir de manera inmediata la importación de al menos 1 millón de toneladas de gasoil con el biocombustible. La preocupación en el campo es creciente dado que la escasez está complicando la evolución de la cosecha gruesa.
Primero fue la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO). Luego se sumaron las cuatro entidades que integran la Mesa de Enlace. Ahora lo hizo el Consejo Agroindustrial (CAA). La propuesta es concreta: reemplazar el faltante de gasoil con biodiesel.
Luis Zubizarreta, Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) sostuvo ayer que “Argentina produce un combustible distinto, que no proviene del petróleo, contamina menos, proviene del aceite vegetal, tenemos una industria líder con tecnología de punta, exportamos a Europa y tenemos capacidad ociosa”.
“Nuestro planteo es que Argentina mire más al biocombustible y nos brinde la opción de vender en el mercado local un volumen mayor. No pretendemos ningún beneficio, creemos que podemos competir en precio contra el gasoil que Argentina importa, podemos generar empleo y beneficiar al medio ambiente de modo importante”, sostuvo en declaraciones a FM 89.3 Santa María de las Misiones.
El empresario agregó: “Estamos pidiendo la posibilidad de que se pueda vender un corte mayor de biocombustible en el gasoil, paliando este déficit, generando más trabajo en Argentina y nos permitiría frenar esta situación compleja de un modo rápido y beneficioso para todos”.
“Aparte, esto no tendría que impactar en los precios, podemos competir con gasoil en precio y queremos que sea libre, que haya competencia sana, explicó.
La propuesta del sector es que la Secretaría de Energía, mediante una resolución, suba el corte obligatorio vigente del 5 al 15%. Brasil, y otros países productores, ya aplicaron medidas transitorias similares para afrontar la suba precios de los combustibles tradicionales.
Zubizarreta sostuvo que “hoy la Argentina importa gasoil a un precio más alto que el surtidor, esto genera un perjuicio a las petroleras, ahí está la raíz del problema. Acá tenemos un producto nacional, producido en pesos (a diferencia del gasoil que se importa en dólares), que potencia la agroindustria nacional, que se beneficia al productor, a la soja, al consumo”.
Enfatizó que “lo peor es no tener combustible, no poder movernos y acá tenemos una solución fácil en la mano. No queremos un cupo especial, queremos competir con el gasoil que se importa”.
Mencionó que “hemos pedido una reunión, nos citó el vicejefe de Gabinete, fue muy cordial, donde él invitó al secretario de Energía, al presidente de YPF, nosotros en el momento que se iniciaba la cosecha en la Pampa planteamos esta posibilidad, pero no tenemos eco”.
Al ser consultado por los números, señaló que “las plantas tienen una capacidad total de 3,5 millones de toneladas por año que podemos producir. Hoy exportamos un millón de toneladas y hay un corte de 5% que son 700 mil toneladas. Tenemos 50% o más de capacidad para incrementar. Tal vez no podemos solucionar todo el combustible que Argentina importa pero sí una parte grande generando un proceso virtuoso en la cadena de la soja”.
Por último remarcó que “nos parece que Argentina tiene que mirar una matriz energética más sustentable que no dependa tanto del petróleo y cuidar el medio ambiente”.

Panorama complejo
Según cálculos privados, la Argentina deberá importar GNL, gas de Bolivia, gasoil y fuel oil por unos u$s 13.500 millones durante el presente año 2022 a partir de la suba de precios internacionales. La suma podría, incluso, aumentar si los valores siguen disparándose.
El faltante de gasoil se agravó en las últimas semanas al punto tal que se retrasaron los trabajos de cosecha de soja y maíz en las principales regiones productivas. En el norte del país el escenario es aún más grave con al menos 8 provincias donde el faltante complica la vida cotidiana.
La cosecha de soja 2021/22 está prevista en alrededor de 43,3 millones de toneladas. La producción de maíz, en tanto, rondaría las 49 millones de toneladas, según la Bolsa de Cereales. El consumo anual de gasoil por parte del campo se ubica en torno a los 2.000 millones de litros.
Entre los productores también existe un alto grado de incertidumbre por la campaña de trigo 2022/23. A la falta de gasoil se suma la escasez de cubiertas y una fuerte suba de costos productivos por el aumento de precios internacionales de los fertilizantes.

Te puede interesar

Lo más visto

Suscribite a La Política Ambiental

Suscríbete a La Política Ambiental para recibir periódicamente las novedades en tu email