La Política Ambiental La Política Ambiental

Desarrollan una iniciativa para identificar plantas de uso medicinal

Estudiantes de la Facultad de Bromatología de UNER lanzaron una actividad educativa destinada a escuelas secundarias, con el fin de compartir saberes sobre la identificación botánica de plantas para el consumo medicinal. La experiencia se presentó en eventos académicos nacionales e internacionales.

ACTUALIDAD 12/03/2023 La Política Ambiental La Política Ambiental
aloe vera

El Boldo de Raúl es el nombre del proyecto que diseñaron cinco estudiantes de la carrera Farmacia que se dicta en la Facultad de Bromatología de UNER, en Gualeguaychú. “Ayuda a evitar riesgos de intoxicación o posibles adulteraciones por parte de los comerciantes”, comentó Julián Izaguirre, uno de los estudiantes, a propósito de la iniciativa, al tiempo que señaló que saber usar las plantas que muchas veces crecen en el jardín, puede «aportar para poder realizar un correcto uso de èstas, como drogas vegetales”.

Izaguirre vale consignar, es alumno avanzado, ayudante de Química Orgánica I y II, y Secretario Académico de la Asociación de estudiantes de Farmacia de la República Argentina (AEFRA) regional de Entre Ríos. Junto a Agustina Melchiori, Anabella Banchig, Ezequiel Roldan y Clemente Ruiz Sensever, gestaron esta propuesta en el marco de la cátedra Farmacobotánica, que está a cargo de las docentes María Elisa Fait y Lucía Salese.

La idea nació a partir de una experiencia que vivió el grupo en su práctica de laboratorio. “Un día, una compañera llegó con un supuesto Boldo que le dió su vecino, llamado Raúl”, relató el entrevistado. La clase realizó estudios anatómicos e histológicos a la planta: “Luego de comparar con la descripción de la Farmacopea argentina, donde se esquematizan las características diagnósticas de la especie, nos dimos cuenta de que no se trataba de la droga oficial sino de una especie a la cual se le atribuye una supuesta toxicidad”, explicó el joven.

LA PROPUESTA

El equipo elaboró la propuesta didáctica que recrea la anécdota para socializarla en la Feria Viví la UNER 2022, que tuvo lugar en Gualeguaychú. El propósito, que aún se sostiene, es “demostrar de una manera interactiva las actividades que se realizan dentro de la cátedra a alumnos de los últimos años de las escuelas secundarias”, detalló Izaguirre.

Mediante una actuación se explicitaba la importancia de conocer las características anatómicas de las plantas medicinales. “Analizábamos una de boldo y sembrábamos dudas, preguntábamos si se trataba de la droga oficial o si era otro tipo”, detalló el estudiante. A partir de allí, se explicaba que “por lo general las plantas tienen una nomenclatura vulgar, pero con su nombre científico -que es como el nombre y apellido- podemos llamarlas de forma más adecuada para evitar equivocaciones”.

El romero en infusión, es considerado como un tónico general que favorece la circulación sanguínea.

Por otra parte, Izaguirre aprovechó para enfatizar que el desconocimiento de la peligrosidad de las plantas de uso cotidiano, también es importante. Al respecto, mencionó que es necesario saber si pueden mezclarse con otros medicamentos, o si generan un efecto no deseado en personas ancianas, infantes o con patologías. “En Farmacia se estudian muy rigurosamente las plantas medicinales, para evitar todos estos riesgos. Que algo sea natural no significa que sea inocuo. Si bien viene de la naturaleza, se pueden correr ciertos riesgos porque una planta medicinal debe ser tratada como medicamento”, sostuvo.

Recientemente «El Boldo de Raúl» fue presentado en el XVII Simposio Latinoamericano de Farmacobotánica, el XIII Simposio Argentino y las II Jornadas de Enseñanza de la Farmacobotánica, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La participación, con desarrollo de un resumen y póster, se realizó de manera virtual.

Fuente: eldiario

Te puede interesar

Lo más visto

nuclear-transformed (1)

A 40 años del único accidente nuclear de la Argentina: la tragedia del hombre que recibió una dosis letal de radiación

Hugo Martin
ACTUALIDAD 23/09/2023

El 23 de septiembre de 1983, en el Centro Atómico Constituyentes, Osvaldo Rogulich manipulaba el núcleo de un reactor nuclear. Una falla en el procedimiento le provocó la exposición a rayos gamma y neutrones. La irremediable muerte le llegó dos días después. El informe de la Comisión de Regulación Nuclear de los Estados Unidos sobre las causas del siniestro. Y la palabra de su hija: “Hubo una situación de descuido de la institución”

Suscribite a La Política Ambiental

Suscríbete a La Política Ambiental para recibir periódicamente las novedades en tu email