La Política Ambiental La Política Ambiental

Francia: Escasez de combustible por huelga de refinerías

INTERNACIONAL 18/10/2022 La Política Ambiental La Política Ambiental
CNS3AYIDTJEUJKRCGA5G5MQUS4
Foto: Michel Euler

Las largas colas en las gasolineras de Francia ya se han convertido en una imagen repetida en las últimas semanas. El motivo es la falta de combustible provocado por las huelgas en las refinerías de todo el país.

La inestabilidad en el precio de la gasolina y el diésel ha provocado que Europa esté pagando los carburantes más caros. El barril de Brent ha alcanzando en una semana los 95,74 dólares. Además, hay que sumarle los recortes de la producción anunciados por la OPEP y sus aliados, entre los que destaca Rusia.

Las consecuencias de estas constantes subidas y bajadas de precio han afectado especialmente a Francia, que se ha visto envuelto en una huelga en las refinerías nacionales. Esta situación está dejando escasez de combustible en varias regiones del país.

¿Por qué hay huelga?
Las huelgas en las dos refinerías que operan en Francia comenzaron a finales de septiembre. ExxonMobil lo hizo el pasado día 20 y TotalEnergies una semana después.

El motivo de estos parones de la actividad es que los trabajadores piden una subida salarial del 12,6%. Este incremento se debe al aumento del coste de vida y de la inflación. También viene provocado por los beneficios obtenidos por las compañías petroleras en el último año: en el caso de TotalEnergies se duplicaron y llegaron a alcanzar los 5.700 millones de euros, según CincoDías. Los trabajadores solicitan que se reparta una parte de las ganancias que han tenido por la crisis derivada de la guerra de Ucrania.


El 3 de octubre se llegó a un acuerdo salarial que otorgaba un aumento del 4%, tal y como explica la CGT. Sin embargo, esto no ha conseguido ponerle fin a la huelga. 

¿Cómo afectan a Francia estos parones?
Estas dos semanas de huelga han provocado que muchas gasolineras del país tengan escasez de combustible. En las que todavía queda algo de carburante, se generan colas, que se suelen alargar entre una y cuatro horas. Las que se han declarado desabastecidas se han visto obligadas a echar el cierre temporal. 

Según los datos del Ejecutivo francés, y que recoge Efe, alrededor del 30% de las gasolineras del país ya no tienen combustible. Las zonas más afectadas son los Altos de Francia con un 44,8% de gasolineras desabastecidas y París con un 44%.

La situación es crítica en todo el país, por lo que muchas regiones han optado por introducir el racionamiento y limitan la cantidad de gasolina a 30 litros por vehículo o a 120 litros a los de más de 3,5 toneladas.

¿Qué medidas ha tomado el Gobierno?
El Gobierno francés ha intentado frenar las consecuencias que acarrean estos parones. Es por ello que ha presionado para formalizar un acuerdo inminente y ha puesto en marcha una medida excepcional: ha obligado a activar los servicios mínimos.

La primera que se ha visto afectada por este reclutamiento de trabajadores ha sido la refinería ExxonMobil de Normandía, pero el Gobierno ha asegurado que lo hará con otras si continúa la situación.

Según anunció el Ministerio de Transición Energética y recoge Cadena Ser, los cuatro empleados que tienen que incorporarse a sus puestos fueron ya notificados. "Le pedí a los prefectos que inicien el procedimiento de requisición del personal indispensable para el funcionamiento de los depósitos de esta empresa", ha anunciado la primera ministra, Élisabeth Borne, durante la sesión de preguntas al gobierno en la Asamblea Nacional este martes.

Lo que pretende es que un grupo de trabajadores esenciales reinicie su actividad para contribuir al suministro de la región de Altos de Francia, que se alimenta por su suministro desde ese depósito.

Esta medida han provocado el enfado de los huelguistas, que han respondido con el endurecimiento del bloqueo de los depósitos de carburantes. 

La CGT ha denunciado la amenaza de sanciones penales por parte del Gobierno a los empleados que no quieren volver a sus puestos de trabajo y ha recordado que en las huelgas de 2010 el Ejecutivo galo trató de forzar a los trabajadores y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se lo impidió.

Ante la situación, Francia ha liberado reservas energéticas de combustibles como última medida para aliviar la escasez. También ha permitido que los camiones cisterna hagan entregas los domingos. 

La posición del Ejecutivo de Macron
El presidente del Gobierno francés, Emmanuel Macron, no ha hecho declaraciones sobre la huelga, pero sus ministros se han posicionado sobre el asunto. 

Bruno Le Maire, ministro de Economía y Finanzas, ha asegurado este martes que "esta situación ha durado demasiado" y "el bloqueo al país es inaceptable". Además, ha recordado que la ciudadanía "no tiene que ser víctima" de la situación.

"Un desacuerdo salarial no puede dejar paralizado al país entero", ha expresado, por su parte, la primera ministra. "El diálogo social significa avanzar una vez que ha surgido una mayoría", ha añadido Borne.

¿Cómo afecta a otros sectores del país?
La huelga ha afectado directamente a muchos sectores. Algunos autobuses escolares han dejado de hacer rutas ante la falta de combustible. Lo mismo ha sucedido con ambulancias de transporte no urgente y autoescuelas que han suspendido las clases prácticas.

Los taxistas han solicitado preferencia a la hora de repostar para poder seguir trabajando, pero no han recibido respuesta a la petición. Esto ha obligado a muchos a aparcar sus vehículos y parar temporalmente su actividad laboral.

En el mundo de los deportes se están viendo complicaciones. Se han prohibido algunas competiciones de motos y hay partidos de fútbol de diferentes categorías que han quedado aplazados indefinidamente.

Fuente: 20minutos

Te puede interesar

Lo más visto

Suscribite a La Política Ambiental

Suscríbete a La Política Ambiental para recibir periódicamente las novedades en tu email