La Política Ambiental La Política Ambiental

EEUU: llevaría hasta 700 años lograr la restauración completa de lagos y ríos

INTERNACIONAL 11/04/2022 La Política Ambiental La Política Ambiental
EEUU enfrenta la contaminación de lagos y ríos

Estados Unidos aprobó hace 50 años la Ley de Agua Limpia con el objetivo de garantizar agua "apta para la pesca y para nadar" en el país. El propósito está muy lejos de alcanzarse
Cada año, millones de visitantes se sienten atraídos por las aguas cristalinas con el telón de fondo de las montañas Adirondack en el norte del estado de Nueva York del lago George, apodado la Reina de los Lagos Americanos y otros lagos emblemáticos de Estados Unidos. Es un lugar donde las familias acuden habitualmente para pescar, navegar, bañarse o acampar y disfrutar de la naturaleza.

50 años de la histórica ley
Sin embargo, un nuevo informe del Environmental Integrity Project (EIP) - una organización sin fines de lucro de 20 años de antigüedad que se dedica a hacer cumplir las leyes ambientales y fortalecer las políticas para proteger la salud pública y el medio ambiente- titulado 'The Clean Water Act at 50: Promises Half Kept at the Half Century Mark' ('La Ley de Agua Limpia a los 50: Promesas cumplidas a la mitad en la marca de la mitad del siglo'), muestra que lugares como el lago George tampoco se salvan de la contaminación: el 51% de las vías fluviales están gravemente dañadas por la contaminación, dice el documento, lo que significa que no cumplen con los estándares para la pesca, la natación o la vida acuática.
“La Ley de Agua Limpia debe celebrarse en su 50 cumpleaños por hacer que las vías fluviales de Estados Unidos sean significativamente más limpias”, expuso el director ejecutivo de EIP, Eric Schaeffer, en un comunicado de prensa. “Sin embargo, necesitamos más fondos, una aplicación más estricta y un mejor control de la escorrentía agrícola para limpiar las aguas que aún están contaminadas después de medio siglo. Démosle a la EPA y a los estados las herramientas que necesitan para terminar el trabajo; le debemos mucho a nuestros hijos y a las generaciones futuras”.
"California es el tercer estado en contar con más kilómetros de aguas contaminadas para el consumo de pescado"
Durante décadas, el desarrollo humano ha ido acercándose más y más a los lagos y los ríos. Los tanques sépticos que salpican sus bordes están envejeciendo y fallando, y lo que está sucediendo es que están filtrando contaminantes en el agua subterránea y luego a los lagos, en muchos casos, exponen los autores del informe. De la misma forma, tormentas cada vez más intensas, producto del cambio climático, transportan materiales como petróleo, sal para carreteras y fertilizantes, desde carreteras y céspedes hasta sus, en principio, cristalinas aguas, convirtiendo muchos lugares de aguas verdeazuladas o, al menos, sanas en el mundo natural, en rincones demasiado contaminados para beber, pescar o, incluso, nadar.
California, Florida, Indiana, Oregón, Carolina del Sur... todos ellos cuentan con desdeñables 'menciones de honor' respecto a la mala calidad del agua, ya sea por su deterioro para el agua potable, la pesca o la mala calidad del agua en general que no permiten la natación ni la diversión en las aguas ante su palpable menoscabo.
Uno de los problemas ante esta situación es que la EPA, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, no tiene pautas estándar sobre cómo los estados deben registrar e informar acerca de sus datos sobre la contaminación en el agua. Y las agencias ambientales estatales tampoco cuentan con suficiente personal para realizar las pruebas adecuadas en los períodos estipulados por ley. La consecuencia es que el EIP estimó que el 73% de los ríos y arroyos no se han analizado durante el ciclo más reciente, junto con el 49% de la superficie de los lagos y el 24% de las áreas de la bahía.

¿Y cuál es la mayor fuente de contaminación?
Según 'Environmental Integrity Project', la mayor fuente de contaminación del agua proviene de la agricultura animal. Las prácticas de la industria ganadera pasan por tirar los desechos de forma inadecuada. Este tipo de agricultura permite que el exceso de fertilizante y estiércol se lave en arroyos y ríos, lo que puede causar enfermedades extremas en humanos y animales. Huelga decir que los pesticidas también afectan en gran medida las vías fluviales cercanas.
“La producción animal estilo fábrica se ha convertido en una industria con un problema masivo de eliminación de desechos y debe ser regulada como otras grandes industrias”, escribieron los autores del estudio.
Es revelador que, según este organismo, llevaría hasta 700 años lograr la restauración completa de los cuerpos de agua actualmente dañados con el ritmo actual de remediación, según datos de la EPA de 2011.

Te puede interesar

Lo más visto

Suscribite a La Política Ambiental

Suscríbete a La Política Ambiental para recibir periódicamente las novedades en tu email