La Política Ambiental La Política Ambiental

Se quemó el 10% de Córdoba en 20 años

ACTUALIDAD 13/09/2022 La Política Ambiental La Política Ambiental
Se%20quem%C3%B3%20el%2010%25%20de%20C%C3%B3rdoba%20en%2020%20a%C3%B1os

Entre 2001 y 2020 el fuego arrasó con 1,6 millones de hectáreas del territorio provincial. Las sierras son el sector más afectado, pero los Bañados del Río Dulce muestran más recurrencia de las llamas.
Córdoba es territorio de fuego. Entre 2001 y 2020 se quemaron 1,6 millones de hectáreas, lo que equivale al 10% del territorio provincial.
Un relevamiento reciente, realizado por investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), indica que en ese período ocurrieron 1.418 eventos de incendios de más de 14 hectáreas. El 2020 fue el año con más superficie afectada con cerca de 300 mil hectáreas. Muchos lugares fueron víctimas de las llamas varias veces durante esos 20 años.
El trabajo encontró una relación significativa entre la situación de sequía y la posibilidad de incendios. Sofía Sánchez, una de las autoras del trabajo y estudiante del doctorado en Ciencias Agronómicas de la UNC, advierte: “La sequía ayuda a que los incendios se propaguen, pero no es la variable determinante para la ocurrencia y, menos aún, la extensión de los incendios”.
Los otros autores del trabajo son Mariano Grilli, Marcos Karlin, Romina Fachinetti y Andrés Ravelo.
El estudio dividió a la provincia en cinco regiones. En las sierras se registraron un mayor número de incendios y de área quemada, cuando la condición de sequía actual y a corto plazo fueron mayores. Fueron más de 900 mil hectáreas de la zona serrana incendiadas en dos décadas, esto es, más de un tercio de esa región. Fue el sector más afectado.
Según Sánchez, en la zona de las sierras la alta frecuencia de incendios de las últimas dos décadas no estaría tan vinculada a la sequía, sino a otros factores como negligencias, aumento poblacional en áreas de interfase urbano-rural, basurales a cielo abierto y otros conflictos en el territorio.
“Todas estas variables, sumadas a las condiciones ambientales de finales de invierno y principios de primavera, hacen que la frecuencia de incendios sea alta”, asegura.

En los Bañados del Río Dulce, mas focos
Los Bañados del Río Dulce, en el noreste provincial, fue el sector como mayor cantidad de incendios: 516. Se quemaron 309 mil hectáreas, el 72% de la región. En general, cada evento no superó las mil hectáreas con varias repeticiones a lo largo de los 20 años. Algunos sitios se quemaron hasta 11 veces.
En esta zona, al norte de la laguna Mar Chiquita, los productores utilizan el fuego para provocar el rebrote de pastura con el que alimentan el ganado. Por ello, las condiciones de sequía no son un factor de fuerte incidencia.
Ahora este sector forma parte de la Reserva Nacional Ansenuza. Para la Administración de Parques Nacionales (APN) será un desafío trabajar con estas comunidades campesinas que viven hace décadas en esa región y que utilizan el fuego como una práctica de subsistencia.
La APN utiliza el fuego en varias áreas protegidas para bajar la biomasa y prevenir incendios más graves. Son los casos de Quebrada del Condorito (en Córdoba), Mburucuyá y Pilcomayo (en otras provincias). Las quemas controladas se practican en sitios donde hay escasez de grandes herbívoros que ayudan a mantener el equilibro ecológico.
Parques Nacionales está realizando un relevamiento socioambiental en la comunidad de los Bañados del Río Dulce para conocer las inquietudes y prácticas de los campesinos que viven desde hace décadas en el lugar.

Fuego en otras regiones de Córdoba
Otra región muy castigada por el fuego en esta provincia es la llanura chaqueña, la franja central del norte cordobés. Fueron 162 incendios y 67 mil hectáreas afectadas entre 2001 y 2020.
El extremo noroeste (definido en el trabajo como bolsón serrano) recibió solo 25 incendios y 16 mil hectáreas quemadas en dos décadas. Fue el menos afectado.
La extensa región pampeana (10 millones de hectáreas) fue foco de 391 fuegos y 260 mil hectáreas afectadas (2,5% de ese sector). En este lugar lo que se quema son restos secos de cultivos y pastizales, ya que queda muy poco bosque nativo.

Evitar la fuente de ignición
Sánchez explica que las personas no podemos modificar las condiciones climáticas pero sí podemos prevenir el fuego si controlamos la fuente de ignición.
“Debemos eliminar los focos de ignición de origen antrópico como quemas intencionales y accidentes domésticos, entre otros. Hay que generar conciencia en la sociedad y hacer uso de las herramientas de ordenamiento territorial, como la ley provincial de Manejo del Fuego (8751) y la de Ordenamiento Territorial del Bosque Nativo (9814) que prohíben encender fuego”, detalla.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar

Lo más visto

765849

17 provincias trabajan en la conservación de especies en peligro

La Política Ambiental
ACTUALIDAD 27/01/2023

El Ecoparque de la Ciudad de Buenos Aires (ex zoológico) trabaja con instituciones, universidades y organismos oficiales de 16 provincias argentinas en distintos programas de conservación de especies autóctonas, como el guacamayo correntino. En total, ya derivó más de 900 animales y devolvió otros 2.000 a sus hábitats naturales en distintos lugares de la geografía argentina.

Suscribite a La Política Ambiental

Suscríbete a La Política Ambiental para recibir periódicamente las novedades en tu email